En el marco del V Foro de Desarrollo Económico Local, Roberto Di Meglio de la Organización Internacional del Trabajo desarrolló varios aspectos que se presentarán en el evento que llega a Córdoba de la mano de ADEC del 26 de mayo al 1 de junio.

Roberto Di Meglio es especialista senior en la Organización Internacional del Trabajo en Ginebra. Trabaja principalmente en Desarrollo Local y Economía Social y Solidaria, y será el encargado de desarrollar la línea temática 3: “El futuro del trabajo y el trabajo del futuro desde una perspectiva territorial en el contexto de crisis generado por el covid-19”.

Di Meglio nos cuenta acerca del futuro de los trabajos, la importancia de la automatización y los nuevos modelos organizativos.

– ¿Cómo sería el equilibrio ideal entre los nuevos modelos organizativos y las nuevas tecnologías?

Roberto Di Meglio: La introducción masiva de las nuevas tecnologías digitales y sus posibles impactos en el ámbito laboral son difíciles de prever.  La destrucción de empleo a consecuencia de la automatización es un tema sobre el cual las investigaciones difieren bastante en las estimaciones; sin embargo, todas están de acuerdo en que muchos trabajos serán pronto obsoletos.

Pensemos, por ejemplo, en la rapidez con la cual la tecnología de la conducción asistida de autos avanza. Como sabemos, hay un gran número de personas que trabajan como choferes (Más de 3,5 millones de personas trabajan como conductores de camiones en Estados Unidos), y en algún momento no muy lejano tendrán que buscarse otro trabajo.

También podemos observar cómo las tecnologías relativas, por ejemplo, al tema de interpretación de idiomas avanza muy rápidamente. Hay disponible siempre más: en internet, traductores gratuitos que hacen un muy buen trabajo. Por el momento, todavía se necesita el aporte humano, pero todo hace pensar que no está lejos el día en el cual no vamos a necesitar más intérpretes.

Un tema sobre el cual están de acuerdo los investigadores es que habrá que promover mucho la formación de los trabajadores para que puedan moverse horizontalmente en el mercado de trabajo.

Cuando se habla de nuevos modelos organizativos… ¿A qué nos referimos? Si pensamos en los modelos organizativos como son las empresas que pertenecen a la economía social y solidaria, donde los elementos que prevalecen son la atención a la persona, el objetivo social y económico y una gobernanza participativa y democrática, el equilibrio ideal será -de caso en caso- lo que convenga a la empresa teniendo en cuenta todos los factores antes mencionados.

Si pensamos a los modelos organizativos de empresas del sector privado tradicional, en el cual la maximización de la ganancia es el objetivo prioritario que regula todas las decisiones que se toman en la empresa, el equilibrio ideal será determinado por la conveniencia económica entre tener una persona como trabajador o sustituirla con un robot o una tecnología que cumpla las funciones requeridas

Debido a la difusión masiva de las tecnologías digitales que automatizan los procesos productivos, su facilidad de ubicación y su costo siempre más accesible, es previsible una tendencia al aumento en el norte como en el sur del mundo a que los procesos de automatización se incrementen. La pandemia generada por el Covid-19 podría ser un factor que provoque una aceleración de este fenómeno.

– En cuanto a la recuperación… ¿debería priorizarse lo económico, lo social o lo político?

Roberto Di Meglio: Creo que es importante apuntar a una recuperación que no sea retornar a ese todo tal cual como era antes. Las crisis han de ser aprovechadas para aprender y buscar mejorar lo que no se ha hecho bien anteriormente.

Las distintas dimensiones del desarrollo inclusivo y sostenible están interconectadas, entonces es difícil hacer una priorización. Sin embargo, creo que lo más importante debe ser la salud de las personas y quedándome en el ámbito social, la educación juega un rol relevante.

Después creo viene la política: hay que cuidar la democracia impulsando políticas que enfrenten la desigualdad creciente, agudizada por la pandemia, al fin de no afectar la estabilidad social, crucial para nuestras frágiles democracias.

Finalmente, obviamente, está la dimensión económica que ha de ser cuidada, especialmente con respecto al trabajo, fuente de vida material y existencial de la mayoría de las personas.

El enfoque del desarrollo económico local implica una visión integrada, en el cual las dimensiones social, económica y política, se integran dando sentido a las diferentes visiones, recursos y vocaciones. Así se sitúa como la más apta para dar respuestas a los desafíos complejos que tenemos por delante.

Te invitamos a tratar éste y otros temas en el V Foro Mundial DEL edición virtual que tendrá lugar del 26 de mayo al 1 de junio de 2021, con un streaming en vivo desde Córdoba, Argentina.

Inscripciones próximamente en http://5editioncordoba.ledworldforum.org